YOUR VISION IS OUR FOCUS

"La única manera de hacer un trabajo genial es amar lo que haces" - Steve Jobs.

Enfermedades oculares

Ojo Rojo

Leer más

El “ojo rojo” es un término general que se utiliza para describir ojos rojos, irritados o con sangre. El enrojecimiento de los ojos es causado por la hinchazón o dilatación de vasos sanguíneos en la esclera, es decir la superficie blanca externa del ojo. Puede manifestarse con dolor en los ojos, picazón, supuración, hinchazón o trastornos visuales tales como una visión borrosa. Los ojos enrojecidos se deben a alergias, cansancio de la visión, uso excesivo de lentes de contacto o infecciones oculares comunes, como la conjuntivitis. Sin embargo, el enrojecimiento de los ojos algunas veces puede ser una señal de una afección o enfermedad ocular más grave.

Conjuntivitis 

Leer más

La conjuntivitis es una de las infecciones oculares más comunes que puede presentarse como picor, irritación, lagrimeo, ojos rojos, hinchazón de los párpados, secreciones y dolor ocular. Aparece cuando la conjuntiva —la membrana delgada y habitualmente transparente que cubre la esclera y el interior de los párpados— contrae una infección.Cuando se infecta la conjuntiva, los vasos sanguíneos en ella se irritan e hinchan, y dan al ojo una apariencia color rojo o rosa. Hay diferentes tipos de conjuntivitis: bacteriana (causada por las bacterias), vírica (causada por los virus) e alérgica (causada por en la respuesta del sistema inmunológico a una sustancia extraña, como el polen, la caspa de las mascotas, el polvo o determinados químicos).

Blefaritis 

Leer más

La blefaritis es una inflamación o infección del borde de los párpados, que provoca enrojecimiento e hinchazón palpebral. Afecta al margen palpebral y específicamente a los folículos de las pestañas y a las glándulas que se localizan entre ellos. La blefaritis es una condición benigna pero puede causar síntomas muy molestos. Implica una gran variedad de procesos inflamatorios, lo que condiciona que la gravedad de la blefaritis varíe considerablemente de unos individuos a otros.

Orzuelo – Chalación

Leer más

Un orzuelo se desarrolla cuando una glándula sebácea del borde del párpado se infecta. Los primeros signos son el dolor, enrojecimiento de la zona, inflamación y aumento de la sensibilidad. Luego se comenzará a desarrollar un pequeño grano en la zona afectada. Los orzuelos no suelen causar los problemas en la visión. Muchas veces confundidos por orzuelos, un chalación es una glándula sebácea del párpado cuyo canal de salida queda bloqueado. Durante los primeros días puede ser muy similar a un orzuelo, pero luego se vuelve un bulto indoloro, duro y redondeado.

Pterigion

Leer más

Un pterigión es un bulto elevado, en forma de cuña, en el globo ocular, que comienza en lo blanco del ojo (la esclera) y puede invadir la córnea. Los pterigiones son tumores benignos (no cancerosos), pero pueden desfigurar el ojo en forma permanente. También pueden causar incomodidad y visión borrosa. Si bien la radiación ultravioleta del sol parece ser la causa fundamental del desarrollo y crecimiento de los pterigiones, el polvo y el viento también están implicados ocasionalmente, así como el trastorno de ojos secos.

Queratitis – úlcera corneal

Leer más

La queratitis es una inflamación de la córnea, el tejido en forma de cúpula en la parte frontal del ojo que cubre la pupila y el iris. La queratitis suele implicar una infección causada por bacterias, virus, hongos y parásitos. Los síntomas de la úlcera corneal infectada casi siempre incluyen enrojecimiento ocular, dolor intenso, reducción de la visión y secreciones oculares. Las infecciones en la córnea, inclusive una úlcera corneal, son un riesgo potencial para la visión y deben tratarse como emergencia.
Oorzaken: bacteriële of virale infectie, infectie met schimmels en gisten, ontsteking door chemicaliën, ultraviolette straling, trauma/ongeval, uitval gevoelszenuw (neurotrofe keratophatie), complicaties bij contactlenzen.

Abrasión corneal

Leer más

Una abrasión de la córnea es un rasguño o raspadura de la córnea, la cúpula transparente que cubre todo el iris y la pupila del ojo. La córnea cumple un papel importante en la visión ayudando a enfocar la luz que entra en el ojo. Una abrasión de la córnea puede afectar la visión, si deja una cicatriz en la córnea. Los síntomas de abrasión de la córnea incluyen dolor, sensación de tener un cuerpo extraño en el ojo, enrojecimiento, lagrimeo, sensibilidad a la luz o visión borrosa.

Distrofia corneal

Leer más

Las distrofias corneales son un conjunto de enfermedades que se caracterizan por producir pérdida progresivas de la transparencia de la córnea sin la existencia de inflamación. La córnea es la porción más anterior y transparente del ojo por la cual penetran los rayos de luz en el mismo. Las distrofias corneales afectan a ambos ojos, progresan lentamente y son hereditarias. Causan pérdida en la transparencia de la córnea y en la consecuencia pérdida de la visión o visión borrosa.

Epiescleritis u Escleritis

Leer más

La epiescleritis es una enfermedad del ojo, generalmente benigna, que consiste en la inflamación de una estructura membranosa situada en la porción anterior del globo ocular que se llama episclera y es en realidad la porción más superficial de la esclera (el blanco del ojo). Los síntomas principales son enrojecimiento de la porción anterior del ojo, lagrimeo constante, sensación de irritación y sensibilidad a la luz. Debe diferenciarse de la escleritis que es otra enfermedad ocular que puede tener síntomas parecidos pero suele revestir mayor gravedad.

Scleritis is een zeldzamere, maar ernstigere aandoening dan de episcleritis. De harde oogwand (sclera) is aangedaan. De ontsteking gaat gepaard met een diepere roodheid van de sclera. De klachten kunnen bestaan uit een doffe/borende pijn uitstralend naar het voorhoofd, de kaak, de wang, de tanden of het oor, een vermindering van het gezichtsvermogen.
Het is een ontsteking veroorzaakt door het immuun- of afweersysteem.

Catarata

Leer más
Una catarata ocurre cuando el cristalino (el “lente natural” del ojo) se nubla, afectando la visión. La mayoría de las cataratas están relacionadas con el envejecimiento. El cristalino es la parte clara del ojo que ayuda a enfocar la luz, o una imagen, sobre la retina. En un ojo normal, la luz pasa a través del cristalino transparente a la retina donde forma una imagen nítida.
El cristalino con el tiempo, de manera natural y debido al envejecimiento, se vuelve opaco y pierde su transparencia. En sus comienzos, las cataratas son muy pequeñas, y casi no alteran la visión. La visión se vuelve un poco borrosa, como si estuviera mirando a través de un trozo de vidrio. Luego a medida que progresan las imágenes se ven más nubladas y perdemos agudeza visual.

Catarata secundaria

Leer más

La cirugía de la catarata consiste en extraer el cristalino opacificado mediante ultrasonidos, dejando el “saco” capsular que lo contiene transparente e introduciendo una lente intraocular en su interior. Para ello hacemos una pequeña ventana en la parte anterior del “saco”, que es una fina membrana transparente, dejando íntegra la cápsula posterior del cristalino, así implantamos dentro la lente intraocular. Dicha cápsula posterior puede, a su vez, opacificarse, meses o años después de la cirugía de la catarata, dando lugar a una disminución de la visión. Es la llamada “catarata secundaria”. Ésta se debe a la migración y proliferación de las células epiteliales del cristalino de la cápsula.

Glaucoma

Leer más

El glaucoma se define como una enfermedad del nervio óptico irreversible que puede deberse a varias causas y cuyo factor de riesgo más importante es la presión intraocular elevada. Hablamos de glaucoma cuando constatamos que el nervio óptico y campo visual están afectados. Dado que la mayoría de los pacientes afectados de glaucoma no suelen tener síntomas hasta entrar en fases avanzadas de la enfermedad, y teniendo en cuenta la irreversibilidad de los daños, es de vital importancia diagnosticar la enfermedad en su fase más temprana.

Uveitis

Leer más

La uveítis es una inflamación en la capa media del ojo (la úvea) y en general se caracteriza por enrojecimiento de los ojos, sensibilidad a la luz y trastornos visuales tales como cuerpos flotantes y visión borrosa. La uveitis tiene muchas causas conocidas; la más común es infecciones oculares, lesión o traumatismo ocular, o un trastorno sistémico autoinmune. Pero en muchos casos, la causa subyacente de la uveítis se desconoce.Si no se trata lo suficientemente temprano, la uveítis puede tener como consecuencia un desprendimiento de retina, cataratas y presión ocular alta, todo lo cual puede llevar a la pérdida permanente de la visión.

Moscas volantes, telaraña

Leer más

Las “moscas volantes”, miodesopsias o también “cuerpos flotantes” se manifiesta como un conjunto de manchas, puntos o filamentos móviles (a menudo en forma de telaraña) suspendidos en el campo visual. Característicamente se desplazan con los movimientos oculares y parecen huir cuando intentamos mirarlos directamente.  Los cuerpos flotantes corresponden a condensaciones (agregados de fibras de colágeno) que se forman en el líquido gelatinoso transparente que rellena el globo ocular, denominado humor vítreo, y que con el paso de la luz proyectan su sombra sobre la retina. En la mayor parte de los casos, estas condensaciones son una consecuencia de la deshidratación natural que sufre el vítreo.

 

Las moscas volantes de aparición repentina o bien asociadas a la visión de destellos de luz pueden constituir un signo altamente sospechoso de que se haya producido una rotura en la retina.

Desprendimiento de retina

Leer más

El desprendimiento de retina se produce cuando esta capa del ojo se desgarra. La retina es un tejido sensible a la luz que recubre la parte posterior del ojo. En el momento en el que ocurre el desprendimiento, el líquido que existe en la cavidad vítrea traspasa la retina, acumulándose debajo e impidiendo que la retina pueda funcionar y, a menos que se vuelva a unir, puede quedar dañada para siempre. La aparición de la visión de moscas volantes, destellos luminosos o de una sombra, parecida a una cortina, que impide la visión parcial o incluso total de un ojo, son síntomas de un posible desprendimiento que deben consultarse de urgencia.

Retinopatía diabética

Leer más

La retinopatía diabética es una complicación frecuente de la diabetes mellitus y aparece cuando se deterioran los vasos sanguíneos de la retina. Estos vasos alterados pueden dilatarse, provocar el escape de fluido e incluso pueden ocluirse, dejando parte de la retina sin circulación sanguínea. Todos estos fenómenos que suceden a causa de la diabetes pueden ocasionar un daño progresivo en estructuras muy nobles del globo ocular, dando lugar a una disminución severa de la visión e incluso, sin un tratamiento adecuado, conducir a la ceguera.

Retinopatía hipertensiva  

Leer más

El aumento crónico de la presión sanguínea provoca daños sobre los vasos retinianos y los tejidos que los envuelven. Los dos cambios fundamentales que ocurren son los el incremento de la permeabilidad vascular que puede llevar a edema retiniano (hinchazón de la retina) y estrechamiento focal o generalizado de los vasos retinianos con el riesgo de falta de riego sanguíneo.

Degeneración macular senil (DMAE)

Leer más

La DMAE o degneración macular es la causa más frecuente de disminución severa de la visión en el mundo occidental y afecta a personas mayores de 50 años. La enfermedad causa lesiones en la porción central de la retina llamada mácula. Ésta es la responsable de la visión central, necesaria para leer, conducir o ver la televisión. Existen dos típos de la degeneración macular: seca o humeda. La DMAE seca (atrófica) presenta una evolución lenta a lo largo del tiempo (años). La DMAE húmeda o exudativa se caracteriza por presentar nuevas formaciones de vasos sanguíneos que crecen debajo de la mácula.  Su evolución es rápida y compromete severamente la visión central.

Agujero macular

Leer más

Un agujero macular es una pequeña ruptura en la mácula, la parte del ojo responsable por la visión central y detallada. La mácula es un área muy pequeña en el centro de la retina (la capa delgada de tejido sensible a la luz que recubre la parte posterior del ojo). Los rayos de luz se enfocan en la retina, donde son transmitidos al cerebro e interpretados como las imágenes que se ven. La mácula es el área responsable por la visión detallada, permitiéndonos leer, coser o reconocer una cara.

Arrugamiento macular – membrana epiretiniana

Leer más

La mambrana epiretinina se debe al crecimiento de tejido cicatricial sobre la superficie de la mácula. La mácula es una pequeña área situada en el centro de la retina, que nos permite ver los detalles finos de forma clara. Cuando esta membrana se contrae, produce distorsión del tejido retiniano, con formación de pliegues o arrugas en la superficie de la mácula, alterando su funcionalidad. La visión central es borrosa o distorsionada que dificulta la lectura, o realizar tareas en visión próxima. En casos severos puede apreciarse una zona central sin visión (escotoma), manteniéndose intacta la visión periférica.

Edema macular

Leer más

La zona central de la retina, denominada mácula, es la que concentra mayor densidad de células sensibles, y por este motivo está considerada como una de las partes más nobles del globo ocular. La integridad de la mácula permite disfrutar de una visión central nítida, distinguir los detalles, leer y reconocer, por ejemplo, la cara de las personas. El edema macular consiste en un acúmulo anómalo de líquido que suele causar visión central borrosa.

Oclusiones vasculares retinianas

Leer más

Oclusión vascular retiniana es un bloqueo de las pequeñas arterias o venas que llevan sangre de la retina. La retina es la capa de tejido ubicada en la parte de atrás del interior del ojo que convierte las imágenes luminosas en señales nerviosas y las envía al cerebro. La oclusión de los vasos retinianos casi siempre es causada por el endurecimiento de las arterias (ateroesclerosis) y la formación de un coágulo de sangre. Los síntomas incluyen visión borrosa o pérdida de visión repentinas en todo o parte de un ojo. Los factores de riesgo para la oclusión de las venas retinianas abarcan: ateroesclerosis, diabetes o presión arterial alta.

Migraña ocular

Leer más

Una migraña clásica comienza con síntomas visuales de líneas en zigzag, luces de colores o destellos de luz extendiéndose en su visión durante 10 a 30 minutos, seguido por un dolor de cabeza severo. El dolor de cabeza puede ser acompañado por náusea, vómito y sensibilidad a la luz y al sonido. Durante una migraña ocular, los síntomas pueden incluir destellos de luz que se ven como líneas dentadas u “olas de calor” en ambos ojos, a menudo entre 10 y 20 minutos. Puede haber pérdida de la visión en un ojo, en todo el campo visual o sólo la parte superior o inferior. Puede o no haber un dolor de cabeza después de estos síntomas oculares.

Visión doble – diplopia

Leer más

La diplopia o visión doble es una alteración visual que consiste en la percepción de dos imágenes de un mismo objeto. Puede ser horizontal, vertical o diagonal, según cómo se superpongan las imágenes. Diplopia puede estar asociado con: catarata, migraña, diabetes, estrabismo, parálisis nervios craneales, infarto cerebral o otras enfermedades neurológicas. Puede darse de manera puntual o continuada, pero en cualquiera de los casos es importante acudir al médico, ya que puede estar originado por una enfermedad grave.

Ojo seco

Leer más

El síndrome del ojo seco tiene lugar cuando las glándulas lagrimales producen ya sea una cantidad o calidad insuficiente de lágrimas para lubricar y nutrir correctamente a los ojos. El ojo seco crónico puede hacer que la superficie ocular se inflame e irrite, haciendo que los ojos se vean rojos. Los síntomas son variados y consisten en quemazón, ardor, enrojecimiento, picor, sensación de arenilla y malestar al realizar tareas que requieren fijación visual como la lectura, conducción o el uso de cualquier tipo de pantalla (ordenadores, móviles, televisión).

Epífora – lagrimeo

Leer más

El exceso de humedad del ojo se produce por un desequilibrio entre la producción y el drenaje de lágrimas. Epífora es un lagrimeo abundante y constante debido a una obstrucción de los canales lagrimales como consecuencia de una inflamación o una enfermedad. Puede estar causada por excesiva producción de lágrimas por un estímulo externo que actúa como irritante, por un proceso inflamatorio de la superficie ocular, un defecto en el sistema de drenaje lagrimal, una disposición anormal del párpado u obstrucción de las vías lagrimales.

Patología palpebral

Leer más

Los párpados pueden verse afectados por gran número de tumores benignos y malignos. Los más comunes son las lesiones benignas tipo verrugas o papilomas. El diagnóstico exacto se basa en la historia y el examen clínico. La mayoría de las lesiones palpebrales pueden ser observadas a menos que crezcan rápidamente, causen alteración mecánica en la función de párpado o causen problema estético, en cuyo caso pueden ser completamente extirpados. No obstante, ante la duda y crecimiento rápido de una lesión, debe realizarse su escisión con la biopsia.

Complicaciones por lentes de contacto

Leer más

El uso incorrecto o una higiene deficiente de las lentes de contacto, puede provocar diversos problemas oculares, entre ellos la inflamación de la córnea, úlceras corneales o queratitis. Las complicaciones se pueden producir por sequedad, hipersensibilidad o infección y pueden conllevar una pérdida de la visión. Los síntomas son: ojo rojo, sensación de cuerpo extraño, visión borrosa, secreciones, lagrimeo, molestia a la luz y dolor.

Stoornissen in de waarneming …..

wat ziet de patient?